jueves, 24 de marzo de 2011

la cabra montesa y el lobo iberico

 
La cabra montesa
La cabra montés es una especie con fuerte dimorfismo sexual, al igual que muchos otros bóvidos. Las hembras miden unos 1,20 metros de largo y otros 60 de altura en la cruz, pesando entre 30 y 45 kilos de peso. Tienen cuernos bastante cortos y se parecen bastante a una cabra doméstica. Los machos, en cambio, pueden llegar a los 148 centímetros de largo y tener una altura de 77 centímetros en la cruz, alcanzando un peso máximo de 110 kilos. Los cuernos de los machos son notablemente gruesos y pueden llegar a ser el triple de largos que los de las hembras. Están más separados entre sí que los cuernos de otras especies del género Capra. Los machos adultos tienen también una cara más alargada y la típica barba de chivo oscura bajo la mandíbula.

 El lobo iberico
El peso medio de un lobo ibérico, ronda los 40 kilos si se trata de un macho y 30 kilos si es hembra.
Otro rasgo físico que sirve para diferenciar el sexo en esta raza es el tamaño de su cabeza. En machos es bastante más grande que en las hembras.
Las principales características del lobo ibérico, con respecto al lobo europeo son varias. Normalmente se trata de marcas o manchas, por eso su nombre “signado” que significa “marcado.
Las manchas blancas en los laterales del hocico, también llamadas bigoteras.
En las patas delanteras tienen una línea vertical de color negro.