domingo, 6 de febrero de 2011

Las olas.



Origen de las olas


Las olas son ondulaciones del agua del mar producidas por el viento que sopla sobre su superficie. En las olas no hay traslado de agua, sino sólo un movimiento. Esto se puede notar al flotar un objeto en el agua lejos de la playa: se percibe la onda, pero no se desplaza del lugar. Diferente es cuando la ola llega a la orilla y "revienta"; ahí penetra unos cuantos metros en la playa o choca contra rocas. En las playas se puede observar la rompiente de la ola.

Efectos de las ola

La permanente ondulación del mar provocada por el viento tiene numerosos efectos, tanto en las costas como para los navegantes y 
especial su velocidad y su duración, el 
mar puede estar en completa calma o 
llegar a un estado huracanado con olas 
"nudos"; un nudo equivale a una milla náutica 
(1.852 metros) por hora. Con un viento inferior
 a un nudo, el mar no tiene olas, su aspecto es 
"como espejo", pero, a medida que aumenta la fuerza del viento, las olas crecen. Así por ejemplo con vientos sobre 11 nudos hay "marejadilla" con olas de más de medio metro de altura; sobre 22 nudos hay "mar gruesa" con olas que pueden llegar a los cuatro metros; y con la fuerza máxima del viento, de más de 64 nudos, el estado del mar es huracanado y las olas pueden superar los 16 metros de altura.