jueves, 10 de febrero de 2011

El Dios Neptuno.


El cuarto coloso entre los planetas del Sistema Solar debe su nombre al mitológico Neptuno, olímpico dios del mar. Sus características lo sitúan en un punto intermedio entre los gigantes gaseosos y los más pequeños planetas rocosos, como la Tierra.
Neptuno corresponde a la primera generación de los dioses olímpicos, aquéllos que surgen de lunión de los primeros dioses, el Caos, la Nada, el Cielo, la Tierra y la Oscuridad. Neptuno es el hijo de Saturno y la titánida ReaEs también el hermano de Plutón (el Inframundo) y de Júpiter, a quien ayudó en el combate contra su padre, en venganza por haber ofendido gravemente a su madre y su abuela. En aquella guerra, que duró diez años, estos dioses liberaron a sus tíos, los Hecatónquiros y los Cíclopes, que habían jurado venganza también en contra de Saturno y el resto de los titanes, quienes proporcionaron a sus sobrinos olímpicos las armas que los harían invencibles: el trueno, el relámpago y el rayo para Júpiter; un casco forjado por ellos mismos a Plutón, que lo volvía invisible, haciendo posible que reinara en la oscuridad; y un tridente mágico, también creación de los Cíclopes a Neptuno, a cuyo efecto obedecerían las aguas del mar.