sábado, 5 de febrero de 2011

LAS CORRIENTES MARINAS

La dirección en la que discurren las corrientes está condicionada por el movimiento de la Tierra, la forma de los continentes y las cuencas oceánicas. La rotación de la Tierra provoca que el agua superficial se desvíe un cierto ángulo respecto a la dirección del viento. Este fenómeno se conoce con el nombre de Coriolis, y hace que las corrientes se desvíen hacia la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el hemisferio sur.



La mayoría de barcos entran en el océano austral que baña la Antártida, con un anillo constante de corrientes que básicamente se dirigen hacia el este, impulsadas por los fuertes vientos del oeste. Una de las corrientes más importantes del mundo es la corriente Circumpolar Antártica, la única que, con un ancho de entre 200 y 1000 km., no encuentra ningún continente en su recorrido y, por lo tanto, consigue dar la vuelta entera a la Tierra por esa latitud, recorriendo unos 24.000 km.