viernes, 4 de marzo de 2011

El ciclo del agua



Océanos, lagos, ríos, nubes y lluvia están en constante cambio: el agua de la superficie se evapora, el agua de las nubes precipita, la lluvia se filtra por la tierra, etc. 

Sin embargo, la cantidad total de agua en el planeta no cambia. La circulación y conservación de agua en la Tierra se llama ciclo del agua.

Cuando se formó, hace aproximadamente cuatro mil quinientos millones de años, la Tierra ya tenía en su interior vapor de agua. En un principio, la Tierra era una enorme bola con cientos de volcanes activos. 

El magma estaba cargado de gases con vapor de agua y salió a la superficie gracias a las erupciones. 

Luego la Tierra se enfrió, el vapor de agua se condensó y cayó nuevamente al suelo en forma de lluvia.



Este ciclo comienza con la evaporación del agua del océano. 

A medida que se eleva, el aire humedecido se enfría y el vapor se transforma en agua: es la condensación. 

Las gotas se juntan y forman una nube. Luego, caen por su propio peso: es la precipitación. Si en la atmósfera hace mucho frío, el agua cae como nieve o granizo. Si es más cálida, caerán gotas de lluvia.

Una parte del agua que llega a la tierra será aprovechada por los seres vivos; otra escurrirá por el terreno hasta llegar a un río, un lago o el océano.


Otro poco del agua se filtrará a través del suelo, formando capas de agua subterránea. 

Más tarde o más temprano, toda esta agua volverá nuevamente a la atmósfera, debido principalmente a la evaporación.